Saltar al contenido

Lidiando con la Parálisis Laríngea en Perros

Lidiando con la Parálisis Laríngea en Perros

La parálisis laríngea es una condición médica que ocurre más comúnmente en perros de mediana edad y muchas razas grandes. Entre las razas afectadas, los Labrador Retrievers, los Gran Daneses, los Golden Retrievers y los Perros de Montaña de Berna son los más comunes. Esta condición médica obstruye la apertura de la laringe, ya sea por disfunciones musculares o nerviosas.

Laringe, la caja de la voz

En los perros, la laringe está localizada en la parte frontal de la garganta, antes de que la tráquea se abra. Alberga las cuerdas vocales que permiten a los perros ladrar y hacer otros sonidos. Cuando está completamente abierta, el perro puede inhalar y exhalar. Cuando traga, se cierra, de modo que no llega agua ni comida a los pulmones.<

Vista general de la parálisis de la laringe

La parálisis de la laringe se produce cuando los nervios locales se ven afectados por diferentes problemas médicos. También puede ocurrir si los músculos que controlan la laringe han perdido su función normal.

Las manifestaciones de la parálisis laríngea pueden diferir de un perro a otro. Según la gravedad de la disfunción, la laringe puede abrirse parcialmente o cerrarse casi por completo. En este último caso, los síntomas serán más severos, con un mal pronóstico.

¿Cuáles son los síntomas esperados?

Los dueños de perros generalmente notan que su mascota respira de manera ruidosa. Fido también puede experimentar cansancio y malestar, una negativa a hacer ejercicio, y pantalones todo el tiempo. La dificultad para respirar y la alteración de la fonación (cambio notable en el sonido del ladrido del perro) son dos de los otros síntomas que pueden ocurrir.

En la mayoría de los casos, los síntomas mencionados anteriormente pueden empeorar durante las temperaturas extremas (calor) y cuando su perro está estresado. La tos, otro síntoma, sugiere que Fido ha inhalado trozos de comida, agua u otras sustancias en sus pulmones. En casos severos, puede colapsar y requerirá tratamiento de emergencia.

¿Cómo se diagnostica la parálisis laríngea?

El veterinario puede hacer un diagnóstico preciso en base a los síntomas clínicos. Sin embargo, la confirmación se hace a través de estudios de imagen, como los rayos X (pecho y cuello). Esta investigación también puede utilizarse para descartar otras causas, para el diagnóstico diferencial.

Con el fin de verificar el estado general de salud y determinar las posibles causas subyacentes, como las disfunciones de la tiroides, el veterinario realizará un análisis de sangre completo. Los movimientos de la laringe podrían ser examinados bajo sedación y se podría realizar una prueba de EMG, en caso de que se sospeche una disfunción nerviosa.

¿Cuáles son las causas de la parálisis laríngea?

En muchos casos, no se puede detectar ninguna causa subyacente. Sin embargo, hay muchas causas que pueden llevar a la parálisis laríngea. La condición se asocia con la disfunción de la glándula tiroides, lo que significa hipotiroidismo.

Otra causa potencial es la neuropatía periférica, que es una disfunción nerviosa generalizada (los nervios de la laringe también están afectados). Cualquier traumatismo en la laringe puede causar disfunciones tanto musculares como nerviosas, que pueden llevar a otros problemas asociados.

Los perros a los que se les ha extirpado la glándula tiroides pueden sufrir parálisis laríngea, y causa daño a los nervios laríngeos (una complicación del tratamiento). Los tumores del cuello o del pecho ejercen presión sobre estos nervios y causan otros síntomas.

¿Cómo se trata la parálisis laríngea?

El tratamiento de la parálisis laríngea depende de la gravedad de los síntomas, así como de la causa subyacente. Un veterinario también tendrá en cuenta la edad general de su perro y cuánto le beneficiará esto más adelante. Lo que importa es que la forma de tratamiento elegida, quirúrgica o no, mejora su calidad de vida en general.

Los veterinarios prescribirán ciertos medicamentos para Fido, junto con cambios en el estilo de vida para casos leves para que se sienta mejor. La pérdida de peso es aconsejable para los perros con sobrepeso.

Se prefiere la sedación ligera en algunos casos, así como la intubación a corto plazo. Los antidepresivos, la protección contra el calor, la pérdida de peso para los perros con sobrepeso, y la prevención del esfuerzo extenuante son algunos cambios en el estilo de vida que ayudan a tratar la parálisis laríngea.

Es importante entender que los casos severos no deben dejarse sin tratar, y si la cirugía es la única opción viable, la parálisis laríngea es fatal . El veterinario puede decidir optar por el tratamiento quirúrgico si ninguna de las medidas conservadoras han funcionado y Fido está respirando con dificultad.

El procedimiento quirúrgico abrirá la laringe por un lado, mejorando así su capacidad de respiración, pero pone a su cachorro en riesgo de neumonía por aspiración. Debido a que la laringe está parcialmente abierta, existe el riesgo de que la comida, el agua o cualquier otra sustancia llegue a sus pulmones.

La neumonía por aspiración se considera una complicación de este tratamiento quirúrgico, y se puede tratar con medicación en casos leves o moderados (antibióticos y cuidados sintomáticos). Sin embargo, si se vuelve frecuente o los síntomas son severos, el riesgo de muerte es significativo.

El procedimiento quirúrgico preferido es el “tieback”, también conocido como lateralización aritenoidea unilateral (UAL). También que implica que una de las cuerdas vocales permanezca en una posición fija, con suturas de nylon que mantienen un lado de la laringe abierto.

En situaciones de emergencia, a su perro se le podría administrar oxígeno (colocación en una jaula de oxígeno). Para los perros que sufren de sobrecalentamiento, lo más importante es bajar su temperatura y luego realizar la intervención quirúrgica. La temperatura puede reducirse duchando a su perro o aplicándole bolsas de hielo. Otra opción es cortarles el pelo, mientras se controla su temperatura durante todo el día.

Manejo de la parálisis laríngea

Una vez que un perro es operado por parálisis laríngea, hay ciertas medidas a considerar. Uno debe cambiar de un collar de cuello a un arnés, para evitar más daños en la laringe. Los perros deben ser alimentados con alimentos húmedos, ya que la versión seca puede aumentar el riesgo de neumonía por aspiración.
Los dueños deben evitar el esfuerzo físico extenuante del perro, así como el estrés por calor. Debe prestarse atención a los signos de malestar o exceso de tos, ya que pueden surgir complicaciones.

Se debe dar a su perro el tiempo necesario para recuperarse después de la cirugía (el descanso físico asegura la mejor curación de los tejidos). Se recomienda el descanso físico durante al menos dos meses. Como se ha mencionado, se deben dar alimentos blandos y controlar la ingesta de agua (no demasiada agua a la vez).

Si su perro sufre de dolor, asegúrese de darle medicación para el dolor para su alivio. Se puede administrar medicación antiinflamatoria para reducir la hinchazón de la laringe. Los broncodilatadores y los corticosteroides pueden mejorar la respiración, ya que reducen el edema laríngeo y facilitan el paso del aire dentro y fuera de los pulmones.

El control del peso sigue siendo un tema importante a tener en cuenta para los perros obesos o con sobrepeso. Asegúrese de usar un arnés para todas sus salidas porque el collar puede afectar la laringe y causar daños adicionales.

Es extremadamente importante restringir la natación permanentemente. La laringe permanecerá parcialmente abierta después de esta operación, por lo que al nadar, podrían tragar agua y desarrollar una neumonía por aspiración. Además, con grandes cantidades de agua que se hinchan, hay un gran riesgo de que se ahoguen.

Prognosis

Los perros que han desarrollado una parálisis laríngea pueden curarse a través de la cirugía. Los postoperatorios deberían reducir la dificultad respiratoria y mejorar cualquier resistencia al entrenamiento físico. Sin embargo, el pronóstico no es tan bueno para los perros que sufren de neuropatía congénita. Esta es una de las situaciones en las que la eutanasia podría ser la única opción.

Los perros que sufren de problemas de salud adicionales, como trastornos gastrointestinales – megaesófago, hernia de hiato – tienen un mal pronóstico. Lo mismo ocurre con los que tienen miopatía o neuropatía generalizada. En tales situaciones, el veterinario podría decidir optar por la traqueotomía. Sin embargo, en casos graves, se podría realizar la eutanasia.

Prueba de ADN de perro

Puede que no lo sepa con certeza, pero las pruebas de ADN de perro pueden proporcionarle mucha información útil sobre su mascota. Puede proporcionar detalles sobre el compuesto de la raza, así como sobre su comportamiento y especialmente sobre las mutaciones genéticas. Este último es responsable de la aparición de varios problemas médicos, ya que es muy esencial ser consciente de ellos.

La prueba puede proporcionar información sobre la salud de su perro, en particular la relacionada con sus marcadores genéticos. Encontrará datos sobre su coeficiente de consanguinidad, el riesgo de desarrollar ciertas condiciones y la diversidad genética. Se prueban miles de marcadores genéticos, así como un número impresionante de condiciones de salud canina y otra información genética (incluso una puntuación de lobo se incluye en algunas pruebas)

Palabra final

La parálisis laríngea es una condición grave que no debe dejarse sin tratar. La intervención quirúrgica puede mejorar la calidad de vida de su mascota y asegurar que ya no sufre ninguno de los efectos secundarios mencionados.

Si quiere saber las condiciones que su mascota está en riesgo de desarrollar, puede optar por la prueba de ADN del perro. Estas pruebas pueden proporcionar información útil sobre su mascota, que se remonta a varias generaciones y revelan su composición única de cría. Usted puede averiguar acerca de las preocupaciones de salud genética, sabiendo lo que el futuro se avecina.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
Más información
Privacidad